EL PODER DE LA RESPIRACIÓN

snappa-1450378060

Estas CUATRO TÉCNICAS DE RESPIRACIÓN, extraídas de libros sobre desarrollo personal, son de gran utilidad para la actividad profesional y personal. Unos pocos segundos bastan para mejorar nuestra fisiología y ponerla al servicio de vuestra voluntad. Un cambio positivo de nuestra fisiología, o estado corporal, es el condicionante de las representaciones internas que nos hacemos al percibir los estímulos sensoriales exteriores. La fisiología es la palanca que activa el cambio emocional positivo. Respira correctamente y cambiarás tu mente y tu cuerpo.

1.- Respiración para potenciar la concentración:

Esta técnica permite enfocarnos de cara a la ejecución de tareas que requieren de destreza o concentración. Esta técnica de respiración es utilizada por algunos deportistas de élite, los cuales la incorporan a sus rituales de preparación para mejorar su eficacia y autocontrol.

Aspiración por la nariz durante 6 segundos, aguantar el aire durante 6 segundos en los pulmones y expulsar el aire por la boca durante 3 segundos.

2.- Respiración para controlar los nervios.

Exactamente, esta técnica se utiliza para activar conscientemente el sistema parasimpático, que es aquel que frena las reacciones del sistema nervioso simpático, aquel encargado de emitir una reacción fisiológica que nos pone en estado de alerta frente a un peligro y nos “prepara” con una reacción extrema que nos garantice esa supervivencia.

Frecuentemente, dicho sistema nervioso simpático dispara síntomas como el aumento de las pulsaciones, hiperventilación, aumento de riego sanguíneo en las extremidades inferiores, produce mayores niveles de adrenalina, etc. Sin embargo, rara vez dichas reacciones obedecen de forma proporcional a la gravedad del peligro o amenaza real que nos acontece.

Cuando dichas reacciones resulten contraproducentes, tales como hablar en público, iniciar una conversación importante o ante algún acontecimiento trascendente, podemos acudir a esta técnica y frenar los síntomas de ese nerviosismo:

Aspiración por la nariz durante 5 segundos, aguantar el aire durante 3 segundos en los pulmones y expulsar el aire por la boca durante 6 segundos. Repetir varias veces hasta notar efectos positivos.

3.- Respiración para mejorar nuestro sistema inmunológico y depurar el organismo

La respiración profunda produce el drenaje de los materiales tóxicos de las células del cuerpo a través del sistema linfático. Esta técnica de respiración debería de convertirse en un hábito saludable que, junto con el ejercicio físico y una adecuada alimentación, son los pilares de un sistema circulatorio sano. La respiración debe ser diafragmática, es decir, en la fase de aguante de respiración debe llevarse el aire hacia el vientre.

Aspiración por la nariz durante x tiempos llenando desde el abdomen (de 3 a 7 segundos), aguantar el aire inflando el vientre durante 4x (es decir, 4 veces el tiempo que se tardó en aspirar) y expulsar el aire por la boca durante 2x (el doble de lo que se aspiró) Por ejemplo, si aspira durante 4 segundos, deberá aguantar la respiración durante 16 y expulsar durante 8 segundos. El tiempo dependerá de la capacidad pulmonar de cada uno. Repita esta respiración profunda 10 veces consecutivas unas 3 veces al día para obtener unos resultados óptimos.

4.-Respiración para dormir fácilmente.

Si tiene dificultades para dormir pon atención en los movimientos suaves de la respiración e imagina que el aire se mueve desde el ombligo hasta la parte de la columna vertebral que se encuentra a la misma altura que el ombligo. Es decir, imagina que el aire entra por el ombligo y llega hasta la parte baja de la espalda, y luego, cuando espira, va en sentido contrario. Después de contar unas quince inspiraciones y quince espiraciones, haz lo mismo, pero a la altura del corazón. El aire entra imaginariamente por la parte anterior del pecho y va hacia atrás hasta llegar a la parte de la columna vertebral situada a la misma altura. Es como si hubiera un túnel que comunicara la parte anterior del cuerpo con la parte posterior. Después, durante la espiración, se invierte el movimiento y el aire entra por detrás y sale por delante a la altura del corazón. También cuenta alrededor de quince inspiraciones y quince espiraciones. El último ejercicio respiratorio se hace a la altura del cuello. El aire entra a la altura de la laringe y sale por la parte posterior del cuello. Al espirar el aire, entra por la parte posterior del cuello y sale por la parte anterior a la altura de la laringe. Cuente quince inspiraciones y quince espiraciones. En el caso poco probable de que aún siga sin conciliar el sueño, inicie el proceso de nuevo.

Deja un comentario