EL ENFOQUE POSITIVO DE LOS ERRORES

snappa-1457540905

“El Éxito está en lado opuesto del fracaso” T.J. Watson, fundador de IBM

Cometer errores es una consecuencia inevitable de las acciones. La infalibilidad no es una facultad aplicable a personas y mucho menos a autónomos, profesionales y empresarios. Pero los errores que cometemos tienen la facultad de enseñarnos y de permitirnos mejorar, si bien, la comisión de mismos puede llegar a causarnos mucha negatividad, es necesario enfocar los errores de forma positiva con los siguientes 5 enfoques:

  1. Comprender que los errores cometidos ya están fuera de nuestra capacidad de influencia. Lo hecho, hecho está. No podemos revocarlos, anularnos ni controlar las consecuencias; por tanto, el sentimiento de arrepentimiento que produce es absolutamente inútil.
  2.  Debemos entender que lo que nos causa disgusto o sufrimiento no es el error en sí, sino nuestra respuesta frente al error cometido, por lo que debemos de forma inmediata proceder a enfocarlo positivamente: reconociéndolo, solucionándolo y aprendiendo de él.
  3. El primer paso para enfocarlo positivamente es reconocerlo instantáneamente en el momento en que nos percatemos del mismo. Reconocerlo primero a nosotros mismos, a nivel interior y seguidamente a nivel exterior. No debemos subestimar el poder de la sinceridad y de la sana disculpa; ésta dignificará vuestra labor sin dañar vuestra profesionalidad. Es fundamental que ésta comunicación exterior incluya toda la información posible además de estar acompañada por un plan bien diseñado conforme al punto siguiente.
  4. Debemos de proceder inmediatamente a diseñar un plan para corregir de la mejor forma posible los efectos producidos por ese error. Para ello, debemos reflexionar sobre las consecuencias producidas y analizar de forma concreta a qué personas ha afectado, poniéndonos en su lugar, o a qué cosas ha afectado, evaluando los daños o efectos causados en los mismos. Una vez evaluadas las consecuencias, debemos proceder lo antes posible a acometer las soluciones diseñadas.
  5. Debemos aprender de él. El error cometido es una forma de destacar las debilidades de nuestro método o estructura empresarial o productiva. Hasta los errores más pequeños pueden ser síntomas de fallos latentes o decisiones erróneas que hayamos tomado y que estamos a tiempo de rectificar.
  6. Negar los errores o evitar corregirlos o aprender de ellos nos sitúa en una posición de auto condena y auto justificación destinadas a uno mismo y a los demás. Este encubrimiento potencia el error cometido y le otorga una importancia desproporcionada, causando un daño mucho mayor. El sentimiento y auto reproche por el error se convertirá en una carga más pesada que lastrará nuestra estima y afectará a la calidad de los momentos siguientes.

Deja un comentario